lunes, 15 de diciembre de 2008

Misa cantada en Mondoy el 20 de diciembre, sábado de las Téporas de Adviento

El 20 de diciembre, sábado de Témporas de Adviento, en la parroquia de Santa Cruz de Mondoy, a las 12,00, se celebrará (Dios mediante) una Misa gregoriana cantada.

IMÁGENES DE LA MISA CELEBRADA POR D: JUAN JACOBO ARDÁ EL III DOMINGO DE ADVIENTO



sábado, 13 de diciembre de 2008

III Domingo de Adviento (Domingo Gaudete)

El pensamiento dominante en este Domingo tercero de Adviento consiste en una reiterada invitación al gozo espiritual ante la próxima llegada del Mesías. En medio de este tiempo de penitencia, oparece que la Iglesia quiere dilatar el corazón de los fieles, com un anticipo del consuelo que su divino Esposo le va a traer. Por esta razón los ornamentos del día son de color rosado, que significa alivio en la penitencia.
En el Introito y en la Epístola se nos repite hasta seis veces aquel imperativo consolador: Gaudete, alegraos. Si Abrahán se alegró por haber visto en lontananza el día de la venida del Señor ¿con cuánta mayor razón deberá regocijarse el cristiano ante la perspectiva de la inminente llegada del Salvador?
Procuremos que no nos pueda decir, como a los sacerdotes y levitas enviados al Bautista por los judíos: "Ya está en medio de vosotros y no le conocéis".
En el INTROITO uno de los pocos que no están tomados en su totalidad del Antiguo Testamento, el Apóstol San Pablo nos recomienda reiteradamente la alegría -fruto de la paz que el divino Espíritu da al alma cuando permanece fiel a la voluntad divina- paz, distintivo que es de los hijos de Dios.
Introito (Fil.4): Alegraos siempre en el Señor; os lo repito: alegraos. Resplandezca vuestra modestia delante de los hombres, pues el Señor está cerca. No os turbéis por nada y en vuestras oraciones manifestad todos vuestros deseos ante Dios.- (Ps.84). Derramaste, Señor, bendiciones sobre tu tierra; has libertado del cautiverio a los hijos de Jacob. Alegraos, etc.
Oración: Presta Señor, oído a nuestras preces; y con la gracia de tu visitación, ilumina las tinieblas de nuestra alma. Señor, que vives y reinas con el Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios, por todos los siglos de los siglos. Amén.
La Epístola prepara nuestros corazones para recibir al Señor. Alegrémonos porque "el Señor está cerca",y, como nos propone el Apóstol, vayamos a su encuentro "con oración y súplica y con acción de gracias".
Epístola (Fil., 4,4-7):Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito, estad alegres. Que vuestra mesura sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca. No os inquietéis por cosa alguna; antes bien, en toda ocasión, presentad a Dios vuestras peticiones, mediante la oración y la súplica, acompañadas de la acción de gracias. Y la paz de Dios, que supera todo conocimiento, custodiará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús, Señor Nuestro.
Gradual (Ps.79): Señor, que estás sentado sobre los querubines, muestra tu poder y ven a salvarnos.-Escúchanos , tu que gobiernas a Israel y que conduces como ovejas a los descendientes de José.
Aleluya, aleluya. Muestra tu poder Señor, y ven a salvarnos. Aleluya.
En el EVANGELIO, la Iglesia nos hace llegar la voz del Precursor, que nos dice también a nosotros: "Enderezad el camino del Señor".
Evangelio (Jn., 1,19-28): Este fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron sacerdotes y levitas desde Jerusalén para preguntarle: «¿Quién eres tú?» Juan lo declaró y no ocultó la verdad: «Yo no soy el Mesías». Le preguntaron: «¿Quién eres, entonces? ¿Elías?» Contestó: «No lo soy». Le dijeron: «¿Eres el Profeta?» Contestó: «No». Entonces le dijeron: «¿Quién eres, entonces? Pues tenemos que llevar una respuesta a los que nos han enviado. ¿Qué dices de ti mismo?» Juan contestó: «Yo soy, como dijo el profeta Isaías, la voz que grita en el desierto: Enderecen el camino del Señor». Los enviados eran del grupo de los fariseos, y le hicieron otra pregunta: «¿Por qué bautizas entonces, si no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?» Les contestó Juan: «Yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes hay uno a quien ustedes no conocen, y aunque viene detrás de mí, yo no soy digno de soltarle la correa de su sandalia». Esto sucedió en Betania, al otro lado del río Jordán, donde Juan bautizaba.
Credo.
Ofertorio (Ps.84): Señor, has derramado bendiciones sobre tu tierra; has librado del cautiverio a los hijos de Jacob y has perdonado las maldades de tu pueblo.
Secreta: Concédenos Señor, que esta víctima de nuestra devoción sea inmolada continuamente y que obtengamos con ella los fines para que se instituyó este misterio, y se obre en nosotros milagrosamente tu salvación. Por Nuestro Señor Jesucristo...
Prefacio de la Santísima Trinidad
Comunión (Is.35): Decid a los cobardes, animaos y no temáis, ya viene nuestro Dios y nos salvará.
Poscomunión: Imploramos, Señor, tu clemencia, para que estos divinos auxilios que hemos recibido, purificando las manchas de los vicios, nos preparen a las fiestas que se acercan purificándonos de todo pecado. Por Nuestro Señor Jesucristo...

sábado, 6 de diciembre de 2008

AVISO

El próximo lunes, 8 de diciembre, festividad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, día de precepto, se celebrará la Santa Misa según el mismo horario que los domingos, esto es, a las 20.00 horas.

II Domingo de adviento (Domingo populus Sion)

En la liturgia de hoy encontramos una insistente invitación a la esperanza. A ella nos incita el Introito al afirmarnos que nuestro corazón se llenará de alegría cuando venga el Señor a salvar a todas las naciones.Según San Pablo, en la Epístola que hoy se lee, todas las divinas Escrituras anteriores a Jesucristo fueron inspiradas por Dios para infundirnos esperanza.
El Gradual y el Aleluya nos mueven también a esperar mirando la hermosura del Mesías que se acerca y la de la entrada en el cielo, que El nos franqueará. El Evangelio nos traslada a la cárcel de Maqueronte donde está el Precursor, que señala a Jesucristo como la esperanza del mundo. Finalmente, la misericordia del Redentor, sus méritos, sus gozos y su Eucaristía, son nuevos estímulos propuestos en el Ofertorio, en la Secreta, en la Comunión y en la Poscomunión para acrecentar nuestra esperanza.

Introito(Is.30): Pueblo de Sión: he aquí que el Señor vendrá a lsalvar las naciones, y hará oír la voz de majestad, y nuestro corazón se inundará de gozo.- (Ps.79) Escúchanos, Tú, Pastor de Israel, que guías a José, cual pasto a sus ovejas. Gloria al Padre.- Pueblo de Sión, etc.

Oración: Despierta Señor, nuestros corazones para que preparen el camino a tu Unigénito, y merezcamos servirte con almas purificadas por la venida de Aquel que vive y reina contigo en unidad del Espiritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

En la EPISTOLA, el Apóstol de las gentes describe la misión del Redentor: unir en una sola familia al pueblo judío y al gentil, la Iglesia, destruyendo toda barrera de separación.

Epístola (Rom., 15, 4-13): Hermanos, todo cuanto se ha escrito, para nuestra enseñanza se ha escrito, a fin de quem por la paciencia y la consolación de las Escrituras, mantengamos la esperanza. El Dios de la paciencia y de la consolación os dé tener los mismos sentimientos entre vosotros conforme a Jesucristo. Para que con un mismo corazón y una misma boca glorifiquéis al Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo. Por lo cual, favoreceos unos a otros, como Cristo os favoreció a vosotros para gloria de Dios. Porque os digo que el Cristo Jesús ministro de los circuncidados (quiere decir: del pueblo judío) fue en prueba de la veracidad de Dios, para que se confirmasen las promesas hechas a los padres. Pero los gentiles que glorifican a Dios han sido llamados en prueba de su misericordia, según está escrito. Por eso te confesaré entre las gentes y cantaré salmos a tu nombre. Y en otra parte dice: regocijaos, gentes, con su pueblo. Y en otra: alabad al Señor todas las naciones, alabadle más y más todos los pueblos. Asimismo Isaías dice: Brotará la vara de Jesé (padre de David) y quien se levante a tener el imperio de las gentes, en él esperarán las gentes. El Dios, pues de la esperanza os colme de todo gozo y paz en vuestra fe, a fin de que abundéis en la esperanza por virtud del Espíritu Santo.

Gradual (Ps.49): Brillará en Sión el esplendor de su hermosura; Dios vendrá de un modo visible. Reunid ante Él a sus santos, los que sellan su alianza con sacrificios.

Aleluya, aleluya (Ps.121) Mucho me he alegrado cuando me han dicho: iremos a la casa del Señor. Aleluya.

El EVANGELIO nos instruye de los caracteres de Aquél para cuya venida nos preparamos, a fin de que veamos en Él al Hijo de Dios hecho hombre anunciado por los profetas.
Evangelio (Mat., 11,2-10): En aquel tiempo, Juan, que había oído en la cárcel las obras del Mesías, le mandó a preguntar por medio de sus discípulos:
-«¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?» Jesús les respondió:
-«Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo:
los ciegos ven, y los inválidos andan; los leprosos quedan limpios, y los sordos oyen; los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia el Evangelio.
¡Y dichoso el que no se escandalice de mí!»
Al irse ellos, Jesús se puso a hablar a la gente sobre Juan:
-«¿Qué salisteis a contemplar en el desierto, una caña sacudida por el viento? ¿0 qué fuisteis a ver, un hombre vestido con lujo? Los que visten con lujo habitan en los palacios. Entonces, ¿a qué salisteis?, ¿a ver a un profeta?
Sí, os digo, y más que profeta; él es de quien está escrito:"Yo envío mi mensajero delante de ti, para que prepare el camino ante ti."
Credo
Ofertorio (Ps.84): Oh Dios, vuélvete a nosotros y danos la vida; y tu pueblo se regocijará en Ti: muéstranos Señor tu misericordia y danos tu salvación.
Secreta: Te rogamos Señor, que te aplaques con los sacrificios y oraciones de nuestra humildad; y pues no tenemos ningún mérito propio, sé tú mismo nuestro auxilio. Por Nuestro Señor Jesucristo...
Comunión (Bar.4): Levántate Jerusalén, y colócate en alto; y contempla desde allí las delicias que tu Dios derramará sobre Ti.
Poscomunión: Confortados con el manjar espiritual, te rogamos Señor, humildemente, que con la recepción de este sacramento, nos enseñes a despreciar lo terreno y a amar lo celestial. Por Nuestro Señor Jesucristo...

lunes, 1 de diciembre de 2008

Este domingo se celebró la primera misa tradicional en Gijón


Según informa la página Hoc Signo, el domingo 30 de noviembre, y superando todas las expectativas, la primera Misa según la forma extraordinaria (Usus Antiquior) celebrada en la iglesia del convento de las Madres Agustinas Recoletas de Gijón, congregó a un gran número de personas que abarrotaron el templo, agotando el largo centenar de misales bilingües que la organización había dispuesto, y viéndose algunas de ellas obligadas a seguir la santa Misa de pie, desde el fondo de la nave. Celebró el santo sacrificio el Rvdo. D. José Miguel Marqués, adscrito a la basílica del Sagrado Corazón de Jesús de Gijón, y conocido también por ser el director del programa “Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica” en Radio María; quien ha sido nombrado por el Arzobispo de Oviedo capellán para la celebración de la forma extraordinaria en Gijón. El Rvdo. P. Marqués habló en su homilía de la «hermenéutica de la continuidad», de Benedicto XVI, afirmando que «Algunos piensan que la Iglesia arrancó hace 40 años, pero tiene 2.000», y añadiendo que «hay quienes sueñan con una Iglesia hecha a su imagen y semejanza, pero la Iglesia no es nuestra, sino de institución divina».
La santa Misa se celebró en medio de un gran recogimiento y devoción y se sumaron a la misma, desde la clausura, las madres Agustinas del convento. El importante acontecimiento ha sido reseñado por la prensa local, en sendos artículos publicados por "La Nueva España" y "El Comercio".