viernes, 10 de octubre de 2008

Este domingo: Fiesta de la Virgen del Pilar


Directorio de la Misa: La Misa propia del Pilar está concedida para los territorios del antiguo Reino de Aragón. Para el resto de España se celebra la Misa Salve Sancta parens, del comun de la Virgen María a excepción de la oración que es la propia del Pilar. Segunda oración, secreta y postcomunión del domingo veintidós tras pentecostés, por tratarse de una conmemoración privilegiada. Prefacio de la Virgen.
Según una antigua y probada tradición, estando el Apóstol Santiago en oración una noche, en las orillas del Ebro, junto a Cesaragusta, se le presentó la Virgen Maria cuando aún vivía Nuestra Señora en carne mortal; y después de consolarle y animarle a proseguir sus trabajos para propagar la Religión católica en España, le dió el encargo de construir un templo en su honor, que con el tiempo se convertiría en la Basílica actual. Este santo templo del Pilar ha llegado a ser un gran centro de atracción espiritual, siendo visitado por numerosísimos peregrinos que acuden de toda España a implorar junto al bendito Pilar, columna de nuestra fe, el favor y la protección de la Reina del Cielo.
Introito: Salve, Madre santa, que diste a luz siendo Virgen al Rey que gobierna cielos y tierra por los siglos de los siglos. (Ps. 44) De mi corazón brotó una oración excelente: mis obras son para el Rey.- Gloria.
Oración: Dios todopoderoso y eterno, que mediante la gloriosa Madre de tu Hijo nos has protegido maravillosamente con defensa celestial; concédenos propicio, que cuantos la veneramos con piadosa devoción en el especial título del Pilar, seamos defendidos con su auxilio perpetuo. Por N.S.J.C.
2º Oración: Oh Dios, nuestro refugio y fortaleza, atiende a las piadosas oraciones de tu Iglesia, y pues eres dador de la piedad, concede que lo que te pedimos confiados lo consigamos eficazmente. Por N.S.J.C.
En la EPISTOLA , aplicando a la Virgen María las palabras que se dicen de la Sabiduría, comprendemos el lugar eminente que la Virgen de Nazaret ha ocupado en el plano de los consejos divinos. A ella debemos volver los ojos durante los años de la vida, hasta llegar al puerto de la gloria.
Epístola: (Eccli., 24, 5-13). Desde el principio y antes de los siglos, ya recibí yo el ser, y no dejaré de existir en los siglos venideros; y en el Tabernáculo santo ejercité mi ministerio ante su acatamiento. Y así fijé mi estancia en el monte Sión, y el lugar de mi reposo fue la Ciudad Santa, y en Jerusalén está mi trono. Y me arraigué en un pueblo glorioso y en la parción de mi Dios, la cual es su herencia; y mi habitación fue en la compañía de los Santos.
Gradual: Bendita y venerable eres Virgen María, pues sin el más leve menoscabo de tu integridad virginal fuiste Madre del Salvador. - ¡ Oh Virgen Madre de Dios! El que no cabe en los cielos, hecho hombre se encerró en tu seno.
Aleluya, aleluya. Después del parto permaneciste intacta. ¡Oh Madre de Dios! intercede por nosotros. Aleluya.
El EVANGELIO contiene abudantes enseñanzas en medio de su brevedad. Una mujer sencilla exclamó, diciendo "Bienaventurado el vientre que te llevó y el seno que te alimentó". Jesús, al mismo tiempo que aprueba la alabanza dirigida a su Madre, hace constar que es mayor dicha recibir y practicar la palabra de Dios, cosas ambas que hizo la Virgen.
Evangelio: (Lc., 11, 27-28). En aquel tiempo: Estando diciendo estas cosas, he aquí que una mujer, levantando la voz en medio del pueblo exclamó: Bienaventurado el vientre que te llevó y el seno que te alimentó. Pero Jesús respondió: Bienaventurados más bien los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica.
Ofertorio: Dios te salve, María; llena eres de gracia el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre.
Secreta: Haz Señor, que por tu gracia y por la intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María, nos ayude esta oblación a conseguir la paz y la dicha en esta vida y en la eterna.
2ºSecreta: Concédenos, oh Dios de misericordia, que esta ofrenda saludable nos perdone nuestros pecados y nos defienda de todas las adversidades. Por N.S.J.C..
Comunión: Bienaventuradas sean las entrañas de la Virgen María que llevaron al Hijo del Eterno Padre.
Poscomunión: Recibidos, Señor, los auxilios necesarios para nuestra salvación, concédenos que seamos amparados en todo tiempo y lugar, con la protección de la bienaventurada siempre Virgen María, en cuya memoria hemos ofrecido este sacrificio a tu Majestad.
2ºPoscomunión: Hemos recibido Señor, el regalo de tu santo sacramento, y te rogamos humildemente que lo que nos mandaste celebrar en memoria tuya, nos aproveche para auxilio de nuestra debilidad. Por nuestro Señor Jesucristo...

No hay comentarios: